lunes, 25 de abril de 2011

Tabletas sin receta

Definitivamente, la tendencia de la infor­mática de consumo apunta hacia la potabilidad. Las computadoras de escritorio (desktop) han desaparecido del mueble que les dio nombre para ceder su sitio a dispositivos cada vez más pequeños y portátiles (notebooks, netbooks, tablets, PDAs), con prácticamente las mismas capacidades y prestaciones, pero con la ventaja de portarlos a todas partes e incluso utilizarlos en movimiento. Oficina, casa, auto, avión, playa, par­que... casi no existe lugar donde no puedan usarse para trabajo, estudio, comunicación o entretenimiento. Sin duda, uno de los detonantes de este boom ha sido el cada vez mayor acceso al Internet móvil y de conexión inalámbrica en sitios públicos.

Entre estas computadoras 'junior' destacan hoy día las netbooks y los tablets, que más que competir, comparten el mercado, pues cada uno va dirigido a distintos segmentos de usuarios. Las primeras, por su relativamente bajo precio, están destinadas sobre todo a estudiantes y personas que no requieren de este tipo de máquinas más allá de las funciones básicas. Los segundos, considerablemente más costosos, están hechos a la medida de usuarios exigentes en cuanto a desempeño, conectividad, interfaz, diseño exterior y novedosas e ilimitadas aplicaciones (apps, widgets).

Inspirado en las pizarras de notas, a la mitad del sendero entre la notebook y el teléfono inteligente (smart-phone), con todo el atractivo de los gadgets, el tablet tiene una historia que se remonta a 1968. Alan Kay, in­vestigador de la Universidad de California y del Instituto Tecnológico de Massachusetts, propuso un dispositivo basado en una interfaz gráfica para educación, el Dynabook, al cual definió como una "computadora personal para niños de todas las edades". No pasó de ser una buena idea que se fue materializando en los años subsecuentes, pero sin mayor éxito de mercado, hasta la llegada del iPad en 2010.

El triunfo comercial del tablet de Apple se debe, en gran medida, a que fue la pri­mera computadora táctil en ofrecer, entre otras importantes prestaciones, Internet inalámbrico y GPS. El tamaño de su pantalla (9.7 pulgadas) permite tanto leer libros, revistas y diarios electrónicos, como escribir todo tipo de textos, e incluso 'tocar' el piano con sus teclados virtuales. Asimismo, brinda las opciones de entretenerse con música, películas, videojuegos e infinidad de apps. Entre sus inconvenientes destacan su limitada capacidad de disco duro (entre 16 y 64 GB), sin posibilidad de expansión; su considerable peso, de alrededor de 700 gramos, y su precio, todavía alto para la mayoría de los potenciales usuarios. Además, no cuenta con cámara fotográfica ni de video, ni menos aún con las funciones de videollamadas y comunicación por voz.

Las elevadas ventas del iPad han despertado la urgencia de los principales com­petidores de la empresa de la manzana por lanzar sus propios tablets, para obtener aunque sea una fracción del prometedor mercado de dicho artefacto. 


Móvil grande con cámara

  Tras varios meses de la irrupción del iPad, llega al merca­do el que se considera su primer y verdadero rival: Galaxy Tab, de Samsung, Sus principales ventajas competitivas: más ligero, con apenas 380 gramos; pantalla táctil panorámica más pequeña y angosta (7 pulgadas) con una resolución de 1024 x 600 píxeles, para ver películas en alta definición y verdadero formato de cine; 16 GB de almacenamiento integrado que puede ampliarse a 32, gracias a su ranura para tarjetas MicroSD; dos cámaras incorporadas, una de fotos y video de 3 megapíxeles con lámpara LED y otra de 1.3 megapíxeles para videollamadas, así como la posibilidad de comunica­ción por voz, lo cual lo convierte en un 'teléfono móvil grande'. La empresa coreana augura tal aceptación a su tablet que presentó a la vez el dispositivo y sus accesorios: teclados externos, fundas, auriculares Bluetooth, bases para conectarlo a la computadora y para recargarlo. Además su precio será bastante más bajo que el del artefacto de Apple.

Orientado a internet   Del matrimonio de Hewlett-Packard (HP) y Palm, compañías líderes en la fabricación de computadoras y PDAs, respectivamente, era casi natural que naciera un tablet. Se trata de la PalmPad, que darán a la luz en fecha próxima, con el sistema operativo multitarea webOS, basado en Linux. Como su nombre lo indica, estará orientado principalmente a internet, aunque también a la óptima conexión con otros dispositivos, como las impresoras HP.
¿Uno u otro?
  Ha sido calificado de híbrido entre smartphone y tablet. Se trata del Dell Streak, dispositivo táctil con una pantalla de 5 pulgadas, resolución mínima (800 x 450 píxeles), cámara fotográfica y de video de 5 megapíxeles y otra para videoconferencias. Ofrece conectividades Wi-Fi, Bluetooth y GPS, así como la función de teléfono. Cuenta con una ranura para tarjetas de memoria micro, a fin de expandir su capacidad a 32 Gigabytes. Su siste­ma operativo es Android y podría decirse que es la versión compacta del Galaxy Tab de Samsung. Y he ahí precisamente su principal ventaja: un reducido tamaño, con respecto al resto de tablets que actualmente están saliendo al mercado.
Libreta sin hojas Aunque Microsoft canceló el proyecto, porque lo suyo no es el hardware, Courier es un prototipo de tablet tan atractivo que seguramente en el futuro estará disponible para los usuarios. Como las libretas escolares, se abre y se cierra, puede 'hojearse' y, desde luego, permite escribir y dibujar sobre sus dos páginas, mejor dicho, pantallas tácti­les de 7 pulgadas. Por lo demás, ofrece las mismas pres­taciones que cualquier dispositivo de este tipo: navegar en internet, tomar y guardar fotos, leer e-books, entre otras.

No hay comentarios :

Publicar un comentario